Dos en el camino

Día 212: Los 10 mandamientos (Singapur)

Charlton Heston recibió la palabra de Dios en el Monte Sinai y su misión era compartir los 10 mandamientos con su gente. Casi como nuestro viaje. Con Singapur llegamos a los primeros 10 países visitados en Asia y le llevamos la palabra a nuestra gente.

Antes del posteo, nuestro agradecimiento a Los Rodriguez por dedicarnos este tema, que cuenta que dos diez años después de conocernos con Dany, estamos en nuestro décimo país de este viaje (y 23 en total desde que estamos juntos !):

Entrando a Singapur, casi como espaldas mojadas

Quién no se preguntó que sienten los que entran ilegalmente a un país ? Y los que pasan por migraciones pero timoratos de lo que pueda suceder ? Nosotros no, pero si les podemos contar que se siente estar en la mira de la policía migratoria.

Cruzamos desde Johor Bahru (Malasia) a Singapur en bus, sintiendo una mala vibra desde el momento que nos comimos casi 1 hora en la fila de migraciones. Para colmo de males, nos tocó un malayo borracho que insultaba a todos sin parar. Obviamente se me ocurrió darme vuelta, putearlo y hacerlo callar… por primera vez en en todo el viaje, un asiático no solo me respondió sino que me devolvió las puteadas. Como soy muy cagón no quise preocupar a Dany y lo ignoré. El policía nos atendió 1′ y pidió que esperemos nuevamente en la fila. Al volver, el borracho se rió en mi cara diciendo que la policía en Singapur era «exigente». Como Dios es argentino, ajustó cuentas y el también fue rechazado.

Nos llevaron a una sala junto a unas 15 personas a las que gentilmente interrogaron sobre su origen, destino, actividad, fondos disponibles y demás. Lo más complicado fue bancar al borracho que le pegó el bajón y se puso cariñoso. Me habló de su hijo, del trabajo y de su vida. Siempre con aliento a alcohol y muy cerca, cosa que todos pensaran que veníamos juntos. Afortunadamente, Dany pasó primera y habló por los dos. Finalmente, separaron en 2 grupos: nosotros de un lado y el resto del otro. Un policía tamaño Donkey Kong con esteroides les dijo «Ustedes no van a ingresar a Singapur y no regresen». A nosotros, vía libre. A Dany le volvió el alma al cuerpo y a mi se me alejó el borracho. Win win situation.

El mejor país para vivir ?

Según un ex colega que estuvo 5 años en Singapur, es el mejor país del mundo para vivir. Qué pensamos tras nuestro paso por este destino ? No, pero es uno de los lugares más completos de Asia. A la seguridad que tiene el continente, le agregan un gran poder adquisitivo y eso se traduce en variedad para comprar lo que uno quiera, múltiples opciones gastronómicas y las salidas culturales que se deseen. Todo, al nivel de New York o Londres. Nos sorprendió tanto como el costo de vida (también al nivel de esas grandes ciudades).

Vimos una ciudad multicultural y moderna pero que no olvida su origen. Luminosos rascacielos combinados con pulmones verdes. Indios y malayos trabajando en servicios, singapurenses consumiendo y turistas sorprendiéndose. A esto se suma un toque inglés por todos lados, no solo en el idioma oficial. No son resabios de cuando fueron colonia, como en otros países, en Singapur aún está vigente la impronta británica y por momentos da la sensación de estar caminando por un aristocrático barrio londinense.

Jardín botanico

Casi 65 hectáreas, 2 lagos (uno con escenario para la sinfónica !) y más de 3000 especies de orquídeas. Más ? Si, hasta una pequeña selva y todo fantásticamente cuidado. Siendo patrimonio de la humanidad, nos sorprendió que no cobren entrada.

Bussorah Street

Pequeña peatonal, muy comercial e ideal para tomar algo, comprar cualquier cosa y sorprenderse de la decoración. Uno de los lugares que más nos gustó, a lo que se sumó su cercanía al barrio árabe y a una mezquita tan bonita como bien exhibida.

Chinatown y Little India

Qué se puede descubrir a esta altura del partido de un barrio chino ? Que son todos similares alrededor del mundo y cada vez falta menos para que nos invadan, pero no por eso pierden su encanto. Acorde al país, éste es más prolijo, limpio y tranquilo.

Little India tiene un error conceptual en su nombre. De ‘Little’ tiene muy poco. Además de extensas cuadras y cuadras con indios atendiendo negocios de telas, electrónicos y souvenirs, se suman templos y restaurantes. Estos últimos, a diferencia de los que nos tocaron en otros países, son mucho más limpios (y más caros).

Parque Merlion

No queda claro que es tan maravilloso de una estatua escupiendo agua, pero a los turistas les fascina.

Nos quedamos más con las vistas desde la bahía (y los personajes que por allí pululaban).

 

Gardens by the bay y Marina bay

Más de 100 hectáreas verdes en la zona más cara de la ciudad ? En México o Argentina hubieran deforestado, vendido y atascado de edificios en torre. En Singapur dejaron los Gardens by the bay, pero cobran para ver algunas exhibiciones. Desde esta humilde perspectiva, no se justifican los casi USD 15 por entrada (flower dome y cloud forest). Tan bonito y llamativo como artificial.

Vale la pena ver los Supertrees. Una especie de árboles de entre 25 y 50 metros donde hay un show de luces y sonido. Tirarse al piso, gritarle a los turistas chinos que se callen y disfrutar. Receta infalible para amenizar la jornada.

Marina Bay es un gran (y caro) mall. Estilo gringo, hasta con botes en los que se recorre su interior a través de un río. Kitsch ? Puede ser. Muy new rich ? Sin duda. Pero al menos da para envidiar apreciar todo lo que tienen. Y aprovechar un nuevo show de luces y música, esta vez con agua.

Bonus track: cosecharás tu siembra

Aunque nadie nos crea, hacemos amigos a lo largo del viaje. Y algunos hasta nos quieren volver a ver. En Singapur nos juntamos con Ivette, a quien conocíamos de nuestro paso por Filipinas. Nos invitó a comer en unos food trucks con comida de distintos países de la región. Nos encantaría volver a verla, seguir charlando y que esta vez no se olvide la billetera…

No se quejen de mi musculosa. Al menos no estoy de falda.

Cambio de frente

Utilizando un término futbolero, dejamos Singapur, metemos un cambio de frente y vamos para Indonesia. 2hs de vuelo para llegar a Yakarta, una de las ciudades más vilipendiada por todos los turistas. Inclusive más que Phnom Penh ! La mayoría no va o la usa solo de paso. Pero este dúo no tiene apuro, así que arrancaremos con 3 o 4 días por allí para ver como seguimos. Planes no hay y tiempo nos sobra.

Más fotos ? En donde siempre: acá y acá.

 

2 pensamientos sobre “Día 212: Los 10 mandamientos (Singapur)

  1. Maria Inés Ocampo Hernande

    Por lo que describe Guido Singapur es un país hermoso!! Muchas gracias por compartir sus experiencias con nosotros. Saludos y siguan disfrutando si lindo viaje!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.