Dos en el camino

Día 362: The Bucket List (Gurubebila)

Jack Nicholson y Morgan Freeman saben que van a morir y dedican lo que les queda de tiempo  para cumplir los pendientes que arrastraron en su vida. A mi lo que me sobra es tiempo, tenía en mi lista aprender surf y sabía que iba a parecer un muerto si lo practicaba. Si, salvo que ellos van a Las Vegas y yo a Gurubebila, el guión es casi el mismo.

Si se habla de música surf, se habla de Dick Dale. Creador de un subgénero musical, un tipo que hizo algo distinto y marcó tendencia. Como yo al montar las olas en Gurubebila. No digo que lo haya hecho bien, pero que hice algo «distinto», no lo duden.

Gurubebila, donde van los buenos… y yo

De los mismos creadores de «Nosotros los que hacemos yoga en India», llega «Nosotros los que hacemos surf en Sri Lanka», esta vez, con más humor que nunca. Y como todo debe ser a lo grande (como ganar la Libertadores en Europa), nada mejor que elegir el lugar donde se instalaban los que sabían hacer surf de verdad, ya que las olas, sin ser Australia, tampoco eran las de la bañera de casa. Gurubebila, el lugar con más surf camps que gente.

Así pescan todo el día

Surf camps y tribus playeras

Debo reconocer, con el preconcepto que me caracteriza que imaginé a la tribu surfer como elitista. Pero estos días me dejaron otra idea, además de uñas rotas y dolores musculares. Me voy sorprendido porque conocí gente rubia cordial, dispuesta a ayudar y siempre de buen humor. Qué el prototipo de las películas es el rubio platinado acompañado por la rubia bonita y más bien tonta ? Bueno, había mucho de eso. Pero también estaba yo, que no tengo nada de rubia tonta.

Los surf camps no son más que hospedajes donde se agrupan los surfers de todos los países, comen bien, duermen mejor y hablan horas y horas de este deporte que practicamos desde niños (?). Muchos de ellos recorren el mundo en busca de olas. Charlas sobre tablas, sugerencias de playas y mejores horas para practicar. Nótese que cito todos los temas en los cuales no pude participar.

Como nota al pie, es difícil ser irónico en inglés, frente a un mix de suecos, gringos, japoneses y alemanes. Frases como «anda un domingo a cancha de mi club con la camiseta del otro, ahí vas a ver lo que es adrenalina» o «hablan de crisis en Europa ? Si los agarra una crisis de verdad, la mitad de esta mesa se pegaría un tiro. Y la otra le pediría al Estado que los mate, porque dependen hasta en eso del Estado». Deben haber pensado «entendimos mal, el señor mayor y subdesarrollado debe haber dicho otra cosa».

Desde la mesa de Polémica en el Bar (con mejor vista)

En resumen, estoy para empezar a competir ?

La rutina diaria de mis amigos surfers era desayuno, surf (no después de 10am), almuerzo, descanso, nuevamente surf (17hs), cena y a la cama temprano. Yo me amoldé bien a la parte de comer y dormir, no a las dos tandas diarias de surf. Bah, yo quería, el que se negó fue mi cuerpo. Una práctica diaria, más que suficiente.

Y cómo me fue, de 1 a 10 ? Hay algún número que represente a la madera terciada ? Primero, comparemos donde «entrenaba» con mi profesor (como todos los novatos), y donde iban los surfers.

 

Sorprendentemente, es más fácil subirse a la tabla en la arena que en el agua. Quién lo hubiera imaginado ? Si bien las caídas en el agua no duelen, la humillación de no poder subirse a la tabla, lastima más. Un día me subí a 10 olas (olitas…) ! … pero otro, gracias que logré conectar con 2. Si, se que nadie de los que me conoce me imaginaba como alguien sin el más mínimo balance y con problemas de coordinación. Pero les aseguro que yo tenía bien claro que hacer, solo que mi cuerpo se negaba a responder de ese modo.

Ahora si, en serio… me gustó. Dudé en quedarme más tiempo, pero me di cuenta que el objetivo no era ser mejor sino haber intentado surfear. Bien o mal, pero poder cerrar este pendiente desde que en 2009, viviendo en Rio de Janeiro me cuestioné porque nunca lo había probado.

Juro que yo no fui ! 🙄

Dónde vas a festejar tu cumpleaños ?

Pregunta repetida y obvia antes que llegue la fecha. No es mi cumpleaños sino el del viaje. Un añito. Este recorrido que con Dany planificamos como un bebé, lo hicimos juntos (malpensados…) y vimos dar sus primeros pasos, hasta que como buenos padres, nos separamos por el bien de nuestro hijo (?). Este año, lo festeja conmigo en Bentota. Con payasos, magos y regalos ? Ni idea, honestamente no se que hay allá, pero Google dice que tiene linda playa.

Recuerden que pueden ver fotos increíbles acá y acá. Por cada like que le den a una foto, UNICEF donará una comida a un niño hambriento. Bueno, no. Pero le sacarán una sonrisa a Dany, eso vale más.

Un pensamiento sobre “Día 362: The Bucket List (Gurubebila)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.