Dos en el camino

Día 382: El robo del siglo (Guraidhoo/Gulhi)

Jason Statham y su banda roban un banco, llevándose millones de libras y documentos comprometedores. En Guraidhoo perdí mi billetera, conteniendo tarjetas, el poco efectivo que me quedaba y un pedazo de una bandera de River Plate. Imagino lo que están pensando, que más allá de mi evidente parecido físico con Statham, no hay nada que se asemeje a la película. Puede ser, pero googleen y me dicen si encuentran una película que trate del robo de una billetera.

Guraidhoo, señales del universo ?

Recapitulemos: ya habíamos arrancado sin poder acceder a los cajeros automáticos en las islas. Cambié alguno de los pocos USD que me quedaban y encaré para Maafushi. No era la mejor situación pero no iba a complicar mi estadía. Me sentí defraudado, no era lo que esperaba. Lancha a Guraidhoo, las cosas solo podían mejorar.

Recuerdo que pagué algo en el hotel, dentro de mi habitación y salí a la playa. 100 o 150 metros, no más. Me di cuenta que no tenía la billetera. Retrocedí sobre mis pasos. Nada. Me ayudó un maldivo y le preguntó a todos los que pasaban. Nada. Volví al hotel y di vuelta mis cosas… nada. Billetera, efectivo, tarjetas de crédito y débito. Y lo que más duele: un pedazo de la bandera de River (la más larga del mundo) y una estampita de Ramón Díaz. Con los sentimientos no se juega. Bue, habría que ajustar mi estadía en Maldivas.

Guraidhoo puede caminarse de un extremo al otro en menos de 10 minutos. O bordearse en pocos minutos más. Hay turismo, pero poco. Tanto que en unas horas ya se conocen a todos los visitantes.

El centro explota en hora pico (?)

Rápidamente me di cuenta que estaba en una de las islas que uno descubre en Instagram y que hacen que se piense en Maldivas como un lugar de ensueño. Arena blanca, agua cálida, peces circulando despreocupadamente y una lengua de arena entre islas. De hecho, hay 3 o 4 islas en las cercanías, mucho más pequeñas a las que se puede acceder nadando.

Me encantó el dúplex en el que me instalé, bien decorado y con todas las comodidades, pero no pude menos que sentir mucha envidia cuando vi los bungalows construidos sobre el mar en las islas que bordean a Guraidhoo. Uno de los sueños pendientes que nos queda con Dany. En este caso, están construidos con dos balcones, de forma tal de ver el amanecer de un lado y el atardecer desde el otro.

Más alla de la billetera que jamás apareció, o de las antiparras para hacer snorkel que se rompieron NI BIEN PISE EL AGUA, dejé Guraidhoo con esperanza. Si, quizás el universo estuviera mandando señales claras, pero al menos cuando recuerde Maldivas tendré en mi mente la imagen de esos días tendido en una playa solitaria y con agua cristalina, digno de lo que uno imagina para estas islas.

Nota aparte para Masahito, el japonés que conocí en la isla. Vive en Estambul y viajó por más de 50 países, un crack, Eso si, casi imposible entender lo que decía en inglés, tenía que adivinar por su reacción si me tocaba reírme o poner cara de “oh !”. No es para burlarse, seguramente el está escribiendo algo parecido en su blog.

Gulhi, si universo, ya me quedó claro

Si Guraidhoo es pequeña, Gulhi es ínfima. 5 minutos de punta a punta. Solo un par de hospedajes y 2 o 3 lugares para comer. Sigo de racha (?), el hotel estaba muy bueno también y por el tamaño de la isla, obviamente cerca del mar. A tal punto que desde la terraza del desayuno se podían ver 3 costas distintas. Y no, la ciudad no era estilo New York.

Otra vez aquí, las Maldivas de las fotos. De hecho, me crucé con 2 modelos a las que estaban fotografiando, asumo que para una marca de trajes de baño (usaron 4 o 5 cada una). Con certeza hay menos turistas que en Maafushi o Guraidhoo, pero al ser tan pequeña, se nota un poco más. Igualmente, soy quejoso de gusto, no imaginen Mar del Plata o Cancún.

Y otra vez, el universo y sus señales… se me perdió la plata que llevé para almorzar el primer día. Mejor dicho, equivalía a 3 comidas. Definitivamente, orinado por elefantes… pero seamos honestos, no me arruinó el día. Estoy en Maldivas, en una isla, repartiendo mis días entre playas, libros y comida. Me están jodiendo ? Hace falta mucho más que esto para ponerme de mal humor !

Bonus track: Snorkeling, premio para Maldivas

Tailandia, Filipinas, Camboya, Malasia, Indonesia, Jamaica y México. Solo algunos de los lugares en lo que practicamos snorkeling. Maldivas, probablemente encabece la lista. Un universo increíble aguarda a tan solo unos metros de la costa. Ya hay abundante vida marina con el agua  a las rodillas, pero cuando se llega a donde baja abruptamente la altura, lo que se ve es impactante. Enormes mantarrayas, peces de todos los tamaños y colores, cardúmenes que se mueven entre nosotros, demostrando claramente quienes son locales. Para la próxima, infaltable la cámara GoPro para poder registrar estas escenas que se disfrutan aún más por no estar Dany la ausencia de turistas.

Universo, ganaste el round, no la pelea

Tras Gulhi, vuelta a Malé para pasar un día completo más. Se cierra otra etapa de este viaje, se termina el capítulo de Maldivas (al menos por ahora). Así se va el país 16 de Asia. No arrancó ni siguió, ni terminó bien pero finalmente encontré lo que vine a buscar. En realidad, perdí más cosas que las que encontré, pero me refiero a las islas. Esas de las fotos, de las playas con fina arena blanca como nieve y con un mar tan transparente que parece agua mineral (pero no, doy fe, es salada).

Como sigue esto ? Mañana, viejo continente, nuevo país y nueva-vieja acompañante. Qué ? Cómo ? Dónde ?  Quién ? No voy a dar más pistas, solo diré que la pueden seguir en sus redes, desde aquí o aquí

3 pensamientos sobre “Día 382: El robo del siglo (Guraidhoo/Gulhi)

  1. Ciro Ricardo Casanova Padilla

    Que bueno que te sobrepusiste a esa mala racha y gozaste del momento tomándolo por el lado bueno y felicidades porque encontraste lugares muy interesantes, bonita y buena forma de despedirse de Asia aunque un poco nostálgico creo yo, gracias por compartirlo con nosotros, fue muy gratificante, ahora ya estamos esperando la continuación del mágico y misterioso viaje.

  2. Magui González

    Guido, Me encantó el agua y arena!!! En una palabra Extraordinaria Belleza de Islas….Y la redacción más….. saludos!!!
    Seguiremos juntos en “Dos en el camino”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.