Dos en el camino

Día 388: Amores perros (Madrid / Segovia)

En la película que da origen a este posteo, un accidente enlaza diferentes historias en un punto en común y todo en nombre del amor. Otra vez, Hollywood nos copia. Es Madrid el punto en común donde los caminos que se cruzan. Son los caminos de Dany y el mío. Y como siempre, en nombre del amor. Cursi, no ? Ah, no digan que me parezco a Gael García Bernal. Yo soy más alto.

Dice la leyenda que Robert Johnson se encontró con el Diablo en un cruce en medio del camino,  vendió su alma y cada uno siguió su rumbo. Con Dany nos cruzamos sin tener que vender el alma y una vez más, elegimos seguir la misma ruta. Recordamos al pobre Robert que aún debe estar pagando su deuda, como el maridaje musical para este posteo:

Trabajo en equipo, ese dulce deja vu

Si vamos más atrás en la historia de este dúo dinámico, se pone todo en blanco y negro y recordamos aquellas épocas donde Dany se hacía una escapada para acompañarme en algún proyecto. Madrid, Bogotá, Lima y tantos más. Y qué mejor que repetir lo que nos sale tan bien ? Una «Cumbre de Comunicación Política» en Madrid, sirvió como excusa para que Dany dejara el ostracismo en el exótico destino que había elegido para su retiro (?). Yo debí abandonar las islas Maldivas, así que no se quien perdió realmente.

Madrid, como te envidio

Tras un año fuera del primer mundo (?) aterrizar en Madrid fue impactante. No solo por el idioma (consideren que llevo casi 3 meses chapuceando castellano solo por WhatsApp). Me recibió otra arquitectura, gente y comida. Y definitivamente, otro clima. Me había olvidado que en el mundo había algo más que playa y agua cálida…

El reencuentro fue emotivo (?). Imaginen la típica escena en cámara lenta, uno corriendo hacia el otro, tensión palpable, abrazo, llanto. Bueno, no exactamente. Pero tampoco fue darnos la mano y asentir con un básico «hola». Fui a buscar a Dany al aeropuerto con María y Nico, nuestros amigos españoles de Vietnam e Indonesia . Todo en modo sorpresa. Como no podía ser de otro modo, no la vimos salir y debió bajarse del bus cuando la llamé. Adiós a la sorpresa, hola al clásico reclamo de «por qué no me avisas que venían ?».

En los tiempos libres (100% en su caso), nos pudimos dar el gusto recorrer un lugar que nos sigue gustando, al que hemos venido juntos varias veces. Y qué vimos ? Una ciudad que parece no darse cuenta que está en medio de una crisis política y con una comunidad económica convulsionada. Locales llenos, restaurantes a tope y gente de compras, todo el tiempo por todos lados.

Sabrán los españoles lo afortunados que son ? Entienden que están tocados por una varita mágica ? El mundo se cae pero ellos, como casi todos los europeos que cruzamos durante el viaje, siguen incólumes. Honestamente, no pudimos menos que sentir un dejo de envidia. Y lo aclaro por las dudas: no existe la envidia sana.

Si bien la estadía no fue del todo turística, al menos de mi parte, nos hicimos tiempo para pasear, comer, ver amigos, comer, comprar y comer. Ah, y aprovechamos para comer un poco ya que estábamos en (no se ofendan los españoles), el 2do mejor lugar del mundo en gastronomía. Italia va a la delantera para este humilde escriba. Dany no tiene una posición tomada. Insiste que nos faltan visitar más de 150 países en el mundo para poder opinar con fundamento.

Bonus track I: la que se fue a Segovia…

Dany aprovecho mis ausencias para hacerse una escapada a las afueras de Madrid. La elección recayó en Segovia. Según ella, porque quería conocer el histórico acueducto declarado patrimonio de la humanidad en 1985. Si yo hubiera ido, habría sido por los famosos cochinillos, declarados patrimonio de mi humanidad desde que los probé.

Con casi 850 metros de largo, el acueducto es la obra romana más importante de España. Según nuestra exclusiva cronista, es imponente y la ciudad, que se recorre en pocas horas, es digna de una visita.

Bonus track II: Gracias a la vida

… que me ha dado tanto, me ha dado el sonido, y el abecedario… dice aquella canción que cantaba Mercedes Sosa. Si de mi dependiera, debería seguir con «me ha dado la chance, de ir al Bernabeu». Si, gracias al evento al que asistí, tuve la fortuna de ser invitado a un cocktail en el estadio que se hizo mundialmente famoso por la vejación a la que sometimos a boca juniors en la final de la Libertadores. No se si alguna vez hablé de este tema en el blog…

Seguimos rompiendo barreras

Qué podíamos hacer para agregar emoción a este viaje que en Madrid se puso tan sentimental ? Los Dos En El Camino parten para Marruecos, de modo tal de sumar el cuarto continente y el país número 15 juntos. Serán unos días para recuperar el calor y volver a donde mejor nos movemos. Nada de primer mundo, comodidades ni lujos. Somos gente de pueblo, volvemos a las bases. Bueno, seguiría contándoles pero se nos enfría el pulpo y Dany quiere que brindemos con la copita de Cava que nos pedimos…

 

Un pensamiento sobre “Día 388: Amores perros (Madrid / Segovia)

  1. Maria Inés Ocampo

    Gracias Guido por prestarnos unos días a Dany, pero debo reconocer que sin ella los post no son lo mismo jajaja hacía mucha falta. Ya quiero conocer Marruecos!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.