Lun. Jul 22nd, 2024

Hay una máxima que siempre debe respetarse ante cada partida: cuanto más largo el viaje, más chico el bolso. Y es mochila y no valija porque es más difícil de transportar. Sobretodo cuando los destinos no son extremadamente desarrollados. Puedo equivocarme, pero no imagino mucha semejanza entre el aeropuerto Charles De Gaulle en París y el Phnom Penh de Camboya.

Hay cosas que no se pueden evitar y que sentiríamos rápidamente su ausencia, como toda la parafernalia tecnológica (cables de celulares y notebooks) o la batería de medicamentos (una verdadera farmacia). Todo lo demás, salvo pasaporte y tarjetas de crédito, no hay nada que de olvidarse afecte el viaje.

6 kilos de incomodidad pura, pero quien me quita las quejas que podré realizar ?

Ya armamos mochila. Ya nos dimos 7 vacunas cada uno (si, 7). Contratamos seguros de viaje. Dimos de baja cosas en Argentina. Organizamos, desorganizamos, planeamos e improvisamos. No hay palabras que pueden detallar fielmente la previa de este viaje (ansioso embole, quizás?). Ahora viene la parte fácil, viajar. Eso lo hace cualquiera.

Pocos valorarán la sutileza literaria del título del post. Spielberg opina distinto y lo está produciendo este año.