Dos en el camino

Día 165: Preston, donde fuimos la familia Ingalls

Preston, ciudad del condado de Lancacashire puede decir poco para aquellos que no son británicos de pura cepa como nosotros (?). Lo que la destaca es que en 2018 fue elegida la ciudad con mejor estándar de vida en Reino Unido. Y por lo que vimos (poco) y lo que hicimos (menos), estamos en condiciones de ratificarlo. No nos falto nada, casa, comida y animales. Fuimos una auténtica Familia Ingalls del Siglo XXI. Tuvimos en Preston la estadía más larga por el momento y quizás, una de las mejores. Sorprendidos ?

Ya va a llegar la explicación 😈…

Pero qué nos gustó tanto de Preston ?

Fue la ubicación lo que hizo que pasemos más de dos semanas sonriendo todo el tiempo ? No, de hecho para ir al pueblo había que tomar un bus. Es que estaba fantásticamente rodeada de cosas para hacer ? Mmm… no, tampoco. Un pub a menos de un kilómetro, toda la actividad. OK, el verde los sedujo, es por todo lo que había al aire libre ? Ni ahí. Campo cerca pero no tan lindo como el de Great Leighs y río próximo, pero no tan entretenido como el de Embrach. Bueno, nos rendimos… qué les gustó ?

Bienvenidos a nuestro hogar (temporal)

La verdad, no hay una respuesta única. Es una combinación de pequeños factores que confirmaron un gran todo. Nos tocó un clima casi perfecto, con muy poca lluvia, sin calores extremos, que nos permitió estar fuera de la casa y disfrutarlo. Un equipamiento ideal para no aburrirse nunca: perfecta conexión de internet, TVs gigantes con parlantes de cine y una cocina digna de un restaurante (algo lógico considerando que el dueño es chef). La casa, realmente inimaginable. Amplia, con una huerta completísima a nuestra disposición, espacio para disfrutar por dentro y caminos para recorrer por fuera.

Nos sentíamos peregrinos llegados al nuevo (y confortable) mundo. Solo que en lugar de aventurarnos a lo desconocido para poder comer, íbamos a la plantación para cosechar papa, cebolla, pepino, ajo, tomate, manzana, arándanos o lo que sea que tuviéramos ganas. Qué loco descubrir a mi edad que esas cosas vienen de la tierra y no de una góndola de supermercado !

Y así, entre cosecha y cosecha, se nos fueron pasando los días…

Y todo el tiempo encerrados ?

No, no… para nada. Salimos todos los días porque el paseo diario nos encantaba. A tal punto que hasta cruzar el cementerio del pueblo era entretenido ! No solo por ver una iglesia protestante anglicana (lo leímos, no teníamos idea, eh) sino porque aun nos sigue sorprendiendo descubrir tumbas de más de 300 años de antigüedad e imaginar las historias que esconde cada nombre. Quizás es más sorprendente que Dany no tenga miedo de pasar por medio de un cementerio, pero ese es un misterio para otra ocasión.

 

No todo era casa, paseo y cementerio. También teníamos tiempo para nosotros (?) y nuestra ya clásica sidra de pub, a la cual nos hicimos adictos hace rato. Bueno, algunos íbamos a tomar algo porque no tenemos tapujos pero otros hacían otro tipo de actividades porque no tienen vergüenza. Igual, no vamos a hablar porque lo que pasa en Preston queda en Preston. Pero más que nada no vamos a hablar sino a mostrar:

Tiembla Shakira ! Se estremece Daniela Romo (?) ! Se sacude el Indio Solari (pero sería por otro  problema)… Llegó una nueva figura al firmamento musical. Ya disponible en Spotify (buscar como «sonidos para asustar a los vecinos»). Pero si, nuestra admiración por animarse.

Y no hubo trabajo esta vez ?

Si, si. No se adelanten. Hubo y por triplicado ! Y pese a esto, igual la Experiencia Preston fue única. Es más, seguramente también por esto. Empecemos por Ella, la gata. La pobre vivía afuera y solo entraba para comer. Aun no entendemos como sobrevive al frío nocturno. Para nosotros, cero ocupación.

Y sigamos con las pequeñas ratitas mascotas predilectas del hogar. Charlie y Billy, probablemente dos de los perros más feos que vimos en mucho tiempo. Pero tan feos como «compradores». Al poco tiempo de llegar, Billy ya perseguía a Dany todo el día, por todos lados, conviriténdose en su sombra. Y cuando ella salía, se sentaba mirando por la ventana esperando su regreso (fueran 20 minutos u 8 horas). Charlie se convirtió en mi par y colega de trabajo. No es que el trabajara (bueno, tampoco yo) sino que me hacía compañía desde la mañana hasta la hora de ir a dormir. Finalmente resultaron tan increíblemente feos como queribles.

 

Si, sos igual, tenes razón 🤥…

Bonus Track: marche Liverpool para uno !

Este viaje no es de turismo para todos… solo para algunos. Y quedó demostrado en la visita a Liverpool, donde solo hubo un representante de esta dupla. En cualquier momento se viene spin off con «Una En El Camino Y Que El Otro Se Joda».

Y qué tenía para ofrecer la ciudad de Los Beatles ? Según Dany que debía visitarla como homenaje a su padre, mucho. Pero seguro que miente para incomodarme. No lo del homenaje, realmente fue para poder contarle al viejo que caminó las mismas cuadras que los Fab Four. Conozcamos un poco más a través de su mirada.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

No se, a mi no me convence… menos mal que me quedé todo el día sentado frente a la computadora en lugar de ir a conocer nuevos lugares (?).

 

Rememorando el pasado

En el viaje anterior, era usual que estuviéramos 3 o 4 días en cada lugar. Y eso fue algo que juramos no repetir en este viaje, pero las próximas dos etapas serán de aquel estilo. Rápidas, para conocer y firmar presente pero no para instalarnos como hicimos en muchas de las etapas de este viaje. Se vienen Chester y Leeds, esperen sentados (porque la actualización del sitio viene tan lenta que se van a cansar).

Mientras buscamos tiempo para escribir, pasen por el hogar virtual de Dany en Instagram. Y puede que no actualicemos mucho este blog, pero tenemos muchos planes por delante…

5 comentarios en «Día 165: Preston, donde fuimos la familia Ingalls»

  1. Juana Maria Camacho

    Cada vez es mucho más interesarte leerlos, gracias Guido por descubrir lo artista de mi niña, que por sierro canta muy entusiasta, jajaja canta hermoso. Daniela eres una gran artista, tus fotografías hermosísimas y la cantada. Gracias por ese saludo a Juanita y Ciro.
    Los quiero

  2. María Inés Ocampo

    Que casa tan hermosa!! Quiero ese huerto. Me parece que pasaron unos días fantásticos en ese lugar.

    Las fotografías como siempre maravillosas!!

    Saludos Dany y Guido

  3. Pingback: Día 170: Chester la Medieval, Leeds la Industrial - Dos en el camino

  4. ciro r casanova P

    Que padre MIJA dany
    Y que bonitos paisajes A mis dos en el camino, cada dia me sorprenden mas.. me da mucho gusto que sigan viajando

    DIOS los bendiga

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.