Dos en el camino

Día 241: 7 años en el Tibet (Gili)

Hay veces que Hollywood lo hace demasiado obvio. Como cuando se refiere al Tíbet, emulando nuestro paso por las islas Gili. O los 7 años, por los 7 días que allí estuvimos. Y el vínculo con el Dalai Lama, nuestra amistad con Fabrizio y Benedetta. También por mi parecido con Brad Pitt, que es innegable (?).

Muchachos, si no se les ocurre que escribir, no roben. Pidan permiso que este dúo tiene anécdotas para repartir.

Gili, donde mostramos nuestro lado humanitario

Hace pocas semanas, un terremoto azotó la zona de Lombok, costando tanto daños materiales como humanos. Las islas Gili (Air, Meno y Trawangan) fueron seriamente afectadas. Como resultado los turistas huyeron despavoridos. Sumado a eso, casi 90% de los locales abandonaron las islas y solo hace unos pocos días empezaron a regresar. Al hacerlo, se encontraron con infinidad de propiedades destrozadas y calles desiertas. Una absoluta desolación.

Todos lo sufrieron, no solo una parte de la isla

Al saber esto, que otra cosa podíamos hacer que aprovechar los precios baratos por que nadie quiere ir mostrar valerosamente el camino a otros turistas para que regresen y colaboren con la economía local ?

Jugando con amigos…

7 minutos, 7 días o 7 meses ?

El tiempo tiene una particular manera de ser en estos pequeños archipiélagos, haciendo casi imposible determinar con precisión cuanto estuvimos. Es difícil de explicar, pero las horas parecieran fundirse entre si, provocando que se pierda la conciencia sobre el tiempo transcurrido. Según nuestro equipo de producción (?), estuvimos 7 días en Gili Air, pero con Dany no estamos tan seguros.

 

Jornada estándar

Los días de playa, pocas amaneceres y muchos atardeceres, café frío y conversación se sucedieron uno tras otro, maridados con la compañía casi inmejorable de «la» Bene y «el» Fabri (lo de «casi» es porque ninguno de los dos es argentino, claro).

Hablando de comida, cabeza a cabeza entre el maravillosamente sabroso y amistoso restaurante de nuestro amigo Hendrics y la receta de pescado del padre de Fabrizio. Nos quedamos con ganas de más !

Snorkeling familiar

Y como no solo de obligaciones vive el hombre, también nos pudimos dar un gustito (?). Si bien nos calzamos la indumentaria en nuestra querida Gili Air, fue en Meno donde pudimos ver en soledad y extremadamente cerca, ese mundo submarino que tan poco conocíamos hasta hace unos meses, y al que tan adictos nos hemos vuelto. Bueno, Dany se niega a aceptar su adicción, llamémosla «nadadora social» a lo sumo.

Ya habíamos nadado con tortugas, aunque no tan solitariamente y a centímetros, al punto que Fabrizio hasta trabó amistad con una (y se whatsappean de vez en cuando). Esta vez nos tocó ver nuestra primer mantarraya. Quizás no era tan grande, pero como no muchos nos leen, diremos que era del tamaño de un submarino ruso.

Por fin una foto decente bajo el agua!!

Ah, que buena idea la de poner estatuas bajo el mar ! Nos hizo sentir que descubríamos la Atlántida (o como se vería la ciudad con un maremoto más grande…).

Nos movemos como dos peces bajo el agua porque somos unos pescados…

Bonus track: curiosidad Gallina

Que bárbaro, como la vaselina de Rojas en 2002 (Brasil), el cabezazo del Melli en 2014 (Jamaica) o la reciente Supercopa Argentina 2018 (Nepal), pareciera que muchas de las victorias épicas contra ellos, me sorprenden lejos. Esta vez, en Indonesia un partido no tan definitorio pero siempre histórico.

Si quieren hacer una colecta para que no volvamos, Los Dos En El Camino lo aceptarían solo por el amor a El Más Grande. Nunca mejor dicho: lejos.

Nos quedamos sin brújula

Puede parecer que todo se detiene, que el sol no avanza, pero el tiempo, como boca, no para de correr. Je, se creían que no íbamos a decir nada más del clásico ?

Por primera vez en mucho tiempo y por culpa de amistades y transportes complejos, nos carcome la duda sobre como seguir. Borneo, para ver orangutanes con amigos ? Komodo para ver dragones carnívoros ? Sulawesi, donde desentierran muertos para recordarlos ? Por lo pronto, y ante la disyuntiva cruel, enfilamos hacia Kuta Lombok. Mejor consultar un Oráculo Playero antes de tomar una decisión apresurada…

Pese al relajo, la Dany (?) siguió con sana costumbre de fotos y fotos. No se las pierdan.

 

2 comentarios en «Día 241: 7 años en el Tibet (Gili)»

  1. Maria Inés Ocampo

    Me dieron miedito esas estatuas bajo el mar!! Jajaja. Pero ustedes como siempre se ven guapísimas!! Que gusto me da saber que están bien y que siguen disfrutando de su maravilloso viaje. Saludos de la familia!!

  2. Ciro R. Casanova Padilla

    Antes que nada, me da mucho gusto que están bien, y que tristeza de ver cuanto destrozo causaron las gigantescas e inesperadas fuerzas de la naturaleza, los felicito por la ayuda que puedan dar a los que sufrieron este terremoto, una mano amiga es un a enorme ayuda.
    Que bien salieron en las fotos visitando a esas esculturas bajo el mar, se ve muy interesante, después nos platican a que profundidad están, que tan lejos de la costa etc. y espero que la continuación de su viaje sea tan atractivo como lo ha sido hasta ahora la parte recorrida, Diviertance

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.