Lun. Jul 22nd, 2024
Nuestra casa en Bs As ? No, casi. Gili Trawangan.

En qué se asemeja la famosa película de Federico Luppi, donde demanda a su empleador por un accidente laboral con nuestro nuevo paso por la isla Gili Air ? En nada, salvo la parábola del título. Decidimos volver y darle revancha para ver si esta vez encontrábamos algo que no nos guste. Spoiler alert ? Fallamos rotundamente (tanto como al pensar el nombre de este posteo).

Acompañemos este texto con una reflexión musical nocturna de Phil Collins. No vamos a mentir, no está dedicada a nuestro paso por Gili Air, sino al suyo.

Analizando el porque de Gili Air

Tras la cuestionada decisión de no continuar hacia el este para acercarnos a las islas de Komodo y Flores, optamos por regresar hacia las Gili, donde habíamos pasado una semana de absoluto relax. Fue en este punto que con Dany comenzamos el análisis: Por qué volvíamos ? Qué nos llevaba a repetir un lugar donde habíamos estado ya una semana completa ? Tanto hay para hacer qué sentíamos el llamado de Gili Air ?

Nos llevó otra semana entera entender los variados motivos. Porque en el bungalow que alquilamos, Lili la dueña, nos hace sentir como en casa. Porque nos enamoramos del silencio que hay en toda la isla, en todo momento. Porque tras más de 8 meses de cambios diarios nos vino bien una dosis de rutina. Porque Hendric nos cocina como madre y nos trata como lo haría un amigo (si estuviera pasado de hongos alucinógenos todo el día). Y finalmente, porque si.

Rutina y amigos, gran combinación

En este nuevo paso por Gili, armamos un combo perfecto. Ya sin la compañía de Bene y Fabri (por Vietnam a estas alturas), pero con Nacho y Jesu, sumados en Kuta Lombok, y Fede, con el que ya surcamos caminos desde Karimunjawa.

Con Fede, Diego y «we miss you already, brother!»

A la inestimable compañía le sumamos una religiosa rutina: playa y almuerzo sobre el este de la isla, atardecer en la piscina o en el bar Legend con café frío (el) y banana peanut shake (ella) y cena con Hendric.

Los atardeceres desde el Bar Legend

Aburrido? Monótono? No para nosotros, no saben lo que nos costó irnos. Dudamos en claudicar y pasar las últimas semanas de Indonesia en Gili Air, nuestro lugar y gente.

Ah, también fuimos a Gili Trawangan para ver la más grande y famosa de las islas. Lindas playas, variedad de restaurantes y tiendas, mucho turismo. Nos sentimos como provincianos en la gran ciudad, contando cada minuto faltante para regresar a nuestros pagos en Gili Air.

Nuestra casa en Bs As ? No, casi. Gili Trawangan.

Encarando la última vuelta

Quedan menos de 15 días para que caduque nuestra visa en Indonesia. El 23/10 nos espera el aeropuerto de Bali, para seguir la aventura… pero sin apuro. Ahora partimos para Nusa Penida, una isla perteneciente a Bali. Nos vendrán bien unos días de descanso (?).

Cada vez más floja para subir fotos, pero cuando sube, sube.