Dos en el camino

Día 266: Punto de impacto (Lembongan / Sanur / Uluwatu)

Por qué comparamos Nusa Lembongan, Sanur o Uluwatu,  con la mundialmente aclamada (?) película de Keanu Reeves y Brian Denehy ? No, no solo por el parecido físico que me equipara a la figura de Matrix, sino porque cualquiera de los pueblos donde estuvimos podría haber sido escenario de aquella película de surfers. De hecho, nos cruzamos con centenas de Keanus, tabla en moto, rubias cabelleras al viento, camino a domar olas en playas rodeados de acantilados. Y que hicieron los Dos En El Camino ? Eligieron unas tablas bien cool, les pusieron nombres de olas famosas y se perdieron en el horizonte al ritmo de la marea ? Bueno, no. Pero anduvimos mucho en moto y, recorrimos playas y comimos galletitas hasta el atardecer. OK, releyendo lo hecho, quizás no tiene tanto glamour.

Tablas, olas y rubias en bikini ? Nada mejor que el clásico de los Beach Boys, ¨Surfing USA¨. obviamente dedicado al tiempo que pasaron en Uluwatu, según cuentan los biógrafos de la banda:

Basta de mentiras

Que alguien se haga cargo de poner en su lugar a los responsables del turismo en Indonesia. O al menos, a aquellos que eligen los nombres de las playas. Acantilado es una cosa, playa es otra. La diferencia no es mínimamente semántica. La diferencia está en hacer casi 10kms en moto y llegar a un lugar espectacular, con una vista increíble y toda la onda… pero que carece de arena para que los simples mortales nos tiremos al sol cual lagartos.

Nos gustó lo que vimos ? Si. Es digno de visitar ? Claro. Es el tipo de playa que amamos ? No tanto, bajar cientos de metros entre piedras para llegar a una playa sin sombra o tener que acomodarnos bajo una cueva para no morir calcinados, no es precisamente lo que más nos gusta. Lo bueno es nos hace sentir como un Indiana Jones playero.

Repasemos el recorrido individualmente para que cada uno saque sus propias conclusiones.

Nusa Lembongan

Elegimos un hotel con pileta, para descansar nuestras ajetreadas osamentas (?), y a pocos metros de Mushroom Bay y Tamarind, las dos playas más conocidas de la isla. Buen color de agua y transparente. Algún grado por debajo de lo que yo espero, pero bien para el gusto de Dany.

Si bien fue un buen inicio, empezamos a toparnos con lo que sería una marca registrada para los siguientes días. Poca arena, algunas piedras y fuerte oleaje. Y la aparición de esos hippies que se mantienen incólumes con el tiempo: los surfers.

Dream bay nos dio la misma imagen, aunque se disfrutó por hacer uso de una «infinity pool» que obliga a que tanto bellas mujeres curvilíneas y rusos gordos semi pelados se saquen fotos cual sexys modelos.

Aprovechamos la cercanía y moto mediante, cruzamos el puente colgante que separa Nusa Lembongan de Nusa Ceningan.

Una pequeñísima isla, en la que nos sorprendió que hubiera tantos homestays y restaurantes. Nos dimos cuenta que se debía a que allí la plaga surfer era fuerte. Nuestro paso por Blue Lagoon y Secret Beach lo atestiguaron.

Dany me pedía que demuestre cuan joven me mantengo y me tire…

Sanur

Hay que estar en el lugar indicado, en el momento preciso. Como Sanur. Todos abandonan las Nusas para volver a la isla más grande de Bali. Sanur es el puerto de entrada y de tanto recibir gente, conformó una ciudad balnearia muy bien provista en cuanto a hotelería y lugares para comer.

La playa está bien, con un cordón de arena más amplio de lo que estábamos acostumbrados pero con poco caudal de agua. Caminar 200mts y seguir con el agua a los tobillos no es muy emocionante para deportistas extremos como nosotros. Así que aprovechamos para comer.

 

Uluwatu

Antes de detallar nuestro paso, deberíamos contar porque elegimos este destino. Todos van a Nusa Dua o Kuta Bali. Uluwatu no está en el top. Como somos excéntricos y tenemos que destacar, optamos por un lugar que nos habían mencionado al pasar. Y qué más atractivo para nosotros que ir donde nadie podía darnos referencias ?

Mini playa, maxi acantilado

Una única calle, bien asfaltada, serpentea a lo largo de casi toda la costa. Fácil para llegar casi a todos lados, salvo que son caminos angostos y de doble mano. Dany usó la moto al mejor estilo Schumacher (el de antes) para llevarme a todos lados, sentado estáticamente detrás, así yo también parecía Schumacher (el de ahora).

Podríamos definir a Uluwatu como un verdadero paraíso surfer. Grandes olas, diminutas playas bordeadas de acantilados y caminos complejos para bajar hasta el agua. Como todos saben, eso es lo que buscan los amantes de ese deporte acuático (?). Y no habremos alquilado tabla, pero eso fue lo único que nos faltó. Porque recorrimos, subimos y bajamos. Le dimos vuelta a la ciudad y tras un par de días, ya estábamos tan cómodos que nos sorprendimos.

Flojera hasta para una selfie

Anduvimos por Nyang Nyang (donde nos dijeron que era tan empinada la pendiente que no podríamos bajar… pero lo hicimos y fuimos de los poquísimos en una playa realmente virgen), Padang Padang (dominada por los monos !), Thomas Bay (al fin nuestro deporte preferido: reposera y sombrilla todo el día) y nuestra preferida, Nyang Uluwatu. Esta vez no fueron tan molestos los acantilados, más cuando los podíamos admirar desde abajo al llegar. Nos enamoró una pequeña cala formada por gigantescas piedras a los costados y una pared, una montaña cortada a cuchillo, cubriendo nuestras espaldas.

Más allá de los reclamos, fue un digno final para Indonesia. No la tradicional combinación de agua cristalina, arena y sombrilla para guarecerse. Nos despedimos con algo más salvaje, más tosco, pero con un encanto único.

Bonus Track: Pese a que nos quejamos

Que todo es frito, que siempre lo mismo, que pica pica y pica, y siguen las quejas… pero ya de salida, nos dimos cuenta que nos habíamos acostumbrado y que hasta extrañaríamos la comida de Indonesia. Y a Indonesia, claro.

Reloj, no marques las horas…

Podemos tomarnos unos días en aquel lugar que nos gustó. Podemos descansar a la vera del camino viendo el atardecer. Inclusive, podemos elegir una playa desierta y ver como nada se mueve a nuestro alrededor. Lo que no podemos es detener el reloj, hacer que el tiempo no corra.

Tras 53 días recorriendo sus islas, el paso por Indonesia, el 11mo país que visitamos en Asia, ha llegado a su fin. Podríamos haber hecho más ? Si, nos faltó Flores, Komodo, Borneo y mucho, mucho más de las 14.000 islas con las que cuenta este país sencillamente incrOKeíble. Pero veámoslo de este modo, nos gusta tener una excusa para volver.

Cómo sigue esta historia ? Decidimos volver al sur de India. Allá por Febrero cuando llegamos nos dedicamos del centro hacia el norte. Podremos volver a acostumbrarnos al acoso de los vendedores, a los eructadores seriales, al desconocimiento poblacional del desodorante corporal, a tener que ducharnos con la boca cerrada por temor al agua, a los perros sarnosos mezclados con vacas anoréxicas ? Claro que si. Bueno, creemos que si. OK, esperemos que si…

Cuando se van de un museo van al gift shop. Al salir de este blog el paso es por las fotos y fotos de Dany.

4 comentarios en «Día 266: Punto de impacto (Lembongan / Sanur / Uluwatu)»

  1. Maria Inés Ocampo

    Wow!! Es increíble todo lo que han vivido en este viaje y en este bello país! Gracias otra vez por compartirlo con nosotros. Buena suerte en su recorrido!!

  2. Mamy González

    Dany y Guido muchas gracias por darme la oportunidad de viajar y conocer atravez de ustedes!!!
    Hermosos paisajes, y rica charla…me encanta y disfruto mucho de sus relatos , tanto que siento que estoy ahí….mil gracias !!!
    Dios siga Bendiciendo ese Caminar ….besos y abrazos para los dos.

  3. Ciro Ricardo Casanova Padilla

    Que lugares tan paradisíacos de chico yo soñaba con esos paisajes y culturas porque los habia visto en películas y ahora ustedes lo viven, que emocionante, me da mucho gusto que fueran a surfear y como estuvo muy bonita la experiencia y tuvieron que bajar todos esos acantilados, para la otra si alquilan la tabla para que salga todavía mejor y hasta expertos se vuelvan.
    Por cierto por casualidad ese disco de los beach boys un dia Juany, Dany y Ciro me lo dieron de regalo, un cumpleaños mio

  4. Ciro Ricardo Casanova Padilla

    Que lugares tan paradisíacos, de chico yo soñaba con esos paisajes y culturas porque los habia visto en películas y ahora ustedes lo viven, que emocionante,ahora si que no es un sueño, si no que es un sueño hecho realidad junto con su laguna azul, me da mucho gusto que fueran a surfear y como estuvo muy bonita la experiencia y tuvieron que bajar todos esos acantilados para tener esas increíbles olas, para la otra si alquilan la tabla para que salga todavía mejor y hasta expertos se vuelvan.
    Por cierto por casualidad, ese disco de los beach boys un dia Juany, Dany y Ciro me lo dieron de regalo, un cumpleaños mio, cosa que me viene a recordar ese bonito momento(mas bien nunca se me ha olvidado)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.