Lun. Jul 22nd, 2024

Recorriendo Burgos descubrimos que es mucho más que una ciudad. Más que donde se encuentra la tumba del Cid. O un reducto medieval digno de cualquier libro. Son más de 1200 años de historia española. Es ver el esplendor de un pasado glorioso. Una época única para la humanidad. Son recuerdos de otra época, de una que España dejó de ver hace siglos y que ya no volverá.

Arco de Santa María

Cuando Burgos fue capital del Reino

Quizás cuando Fernando I fue coronado Rey de Leon y formó el Reino de Castilla con Burgos a la cabeza, no imaginó tanto de lo que luego sucedería. Un hermano quitándole la corona a otro, perder la capital a manos de Toledo, pestes que diezmaron la población, una guerra de independencia y otra civil que vio al Generalísimo Franco haciendo pie en Burgos y formando el primer gobierno.

Pero si hay algo que Fernando I jamás habría podido imaginar es que en el futuro, la gente recordaría a Burgos por dos cosas: por la Catedral de Santa María y por estar a 250 kilómetros de donde murió boca (también conocido como «Madrid»).

Esta icónica Catedral, comenzada en 1221 con reminiscencias góticas de catedrales como la de Notre Dame en París, con interiores renacentistas y barrocos, cuyas tres entradas principales están flanqueadas por campanarios ornamentados. Sumado a su dominante imagen externa y su portentoso interior, junto a la tumba de Diaz de Vivar (El Cid, no Javier Vivar el actor que hace de Sr. Barriga y Ñoño en «El Chavo») están las obras de arte que la completan. La lista de pintores y escultores es amplia pero a nadie de los que lee esto le interesa, seamos honestos.

Sin hacer ostentación de sus conocimientos arquitectónicos, Dany sostiene que la fachada es una de las más sabrosas que hemos tenido la suerte de ver. No se si coincidir en el adjetivo pero a mi también me impactó.

Mucho más que lo que se ve

Vamos a explicar a que nos referimos cuando hablamos de «recuerdos de otra época». Seguimos recorriendo Burgos y nos encontramos con mucho más que su tan mentada Catedral.

Un casco antiguo perfectamente mantenido, donde la gente sigue viviendo en antiguos palacetes o casas que tienen más de 300 años y se mantienen mucho mejor que nuestro departamento. Calles angostas, paredes de piedra que parece impenetrable y monasterios a la vuelta de la esquina.

Iglesias como San Gil AbadSan Nicolás de Bari, Santa Águeda o Monasterios como el de San Juan y el de Santa María La Real de Las Huelgas (si, nombre absurdamente largo pero visita inolvidable).

Todo esto nos lleva a pensar la potencia económica que fue España, la dominancia a nivel mundial que poseyó durante siglos y como lo perdió. Pero ni la corrupción del ser humano pudo con tantas maravillas. Ellos pasaron y la mayoría fueron olvidados, pero la belleza de esa época, los verdaderos logros humanos, trascendieron y seguirán estando mucho más que nosotros.

Y porque no todo es turismo…

Sabemos que es lo único que les interesa, así que aunque breve, un poquito del castigo que sufrimos. Ya saben como es la frase «unas tapas de bacalao ahumado o salmón no se le niegan a nadie».

Sale España, entra Inglaterra

Esto lo anunciamos como un cambio en un partido, pero es más que eso. Es un cambio de estrategia, nos animaríamos a decir. Volvemos a Inglaterra, aunque técnicamente nunca estuvimos (solo para aterrizar y partir a Cardiff) y nos dirigimos a Londres, más precisamente a Walthamstow para ver a Tam. Dónde ? Quién ? Ni idea y no les vamos a contar.

Mientras Uds. ven fotos, nosotros seguimos soñando. Por favor, no nos despierten todavía.