Lun. Jul 22nd, 2024

Si definiéramos nuestro paso por Hurghada con una fórmula matemática, debería ser “Descanso²”. Aquellos que creyeron que lo de El Cairo fue vagancia extrema y un mal ejemplo para la juventud, si nos hubieran visto encallados a orillas del Mar Rojo cual ballenas delfines, hubieran sentido la mayor de las vergüenzas. O la peor de las envidias, porque la pasamos tan bien en Hurghada que difícil no despertar el odio ajeno.

Playa, sol y aguas transparentes, a lo que sumamos algunos de los destinos más antiguos y exóticos del mundo, porque no podemos evitar sacar el espíritu aventurero que llevamos dentro.

Hurghada fue un cachetazo (pero con amor)

En una época donde el golpe está tan mal visto, podemos decir que el que recibimos de parte de Hurghada, fue más un correctivo amoroso que un golpe con violencia (?).

Qué es Hurghada ? 36 kilómetros de costa con complejos turísticos y hoteles con amplias ofertas de actividades de deportes acuáticos, vida nocturna y clima cálido. Desde que decidimos pasar un tiempo en el sur de Egipto que dudamos sobre el destino elegido. Nos cuestionamos si no sería otro Pattaya, donde rusos y chinos se encargarían de amargarnos la estadía y encarecernos los precios.

Esta vez no nos tocó esa combinación sino una parecida, el lugar explotaba de rusos y alemanes. Y más: la arena no es la mejor ni el agua es la más cálida. Quiere decir que Hurghada fue una tortura qué deseamos olvidar ? En absoluto, de hecho catalogamos la experiencia como una de las mejores que tuvimos.

Un apartamento con balcón para comer mientras mirábamos toda la costa. Amplio y tan completo como nuestro propio apartamento en Argentina. Mar que mutaba de azul a celeste y luego a verde esmeralda pero siempre transparente. Una playa solo para nosotros con todas las comodidades para pasar horas al sol o tomando algo fresco a la sombra. Una reparadora rutina de playa y siesta que nunca nos cansó y nos permitió hasta romper algunos récords… No sean mal pensados, nos referimos a que Dany leyó 5 libros en un mes, por ejemplo. La tranquilidad única del lugar, el clima eternamente perfecto a cualquier hora y el absoluto silencio, fueron los grandes responsables de nuestra paz.

Al final, esta ciudad turística como pocas y rodeada de desierto, se convirtió en un oasis donde encontramos otro hogar lejos de casa.

 

Buceo: seguimos tachando pendientes

Cada nuevo viaje es una aventura a la que le sumamos desafíos. Algunos soñados con antelación, como dormir en el desierto y otros que vamos adquiriendo mientras cargamos kilómetros al lomo. Cuando miramos hacia atrás y recordamos el viaje por Asia, lamentamos no haber hecho el curso de buceo en alguna de las islas tailandesas. En Hurghada no nos animamos a tanto como certificarnos como buzos pero si optamos por bucear sin ninguna práctica previa. Si de algo hay que morir, que sea de boludez.

Boca murió en Madrid y lo saben hasta en el fondo del mar

Cómo nos fue ? Descontando un oído tapado durante una semana entera, diríamos que en líneas generales, bien. Nos animamos, lo intentamos y más o menos salió. La experiencia de estar bajo el agua, si bien no fueron más de 6 o 7 metros, es algo único. Sincronizar respiración y no sentir que estábamos encerrados pese a estar en el medio de la nada misma, fueron los desafíos que tuvimos que superar.

Por si llegaste hasta acá  y te olvidaste de Madrid…

Habiendo cumplido el hito casi seguro no iremos por la certificación. Porque “casi seguro”, porque como dijimos, la idiotez humana no conoce límites y nada impedirá en el futuro nos calcemos el traje de neoprene para ir en busca de emociones olvidadas…

Lara Croft e Indiana Jones atacan de nuevo

Para que no digan la verdad que no hicimos nada, que nos limitamos a vegetar y desaprovechamos la chance de admirar la historia de la humanidad bien de cerca, dedicamos parte de nuestra estadía para volver a ser por unos días, esos osados e intrépidos aventureros que tanto extrañaban (?).

Luxor, Asuán y Abu Simbel, los destinos elegidos para ver de cerca todo eso que estudiamos en el colegio y repetimos en los exámenes de memoria.

Asuán o Swenet, desde el Libro de Los Muertos hasta hoy

Esta ciudad fue frontera en el Antiguo Egipto y hay referencias a ella en monumentos, escritos y papiros. Además de ser la puerta de entrada y salida por su cercanía al delta, la mayoría de los grandiosos monumentos egipcios se nutrían de las canteras de piedra de la ciudad. Estatuas, obeliscos, pirámides o templos, esperaban la roca granítica de Asuán para dejar su marca en la historia.

Es cierto que algunas cosas serán muy históricas pero con tal de cobrar entrada los egipcios se van al carajo. Un obelisco sin terminar, en serio ? Nos la pasamos dos meses viendo edificios a medio hacer en Egipto y nos quieren cobrar por lo mismo pero más viejo ? Una presa que contiene el Nilo y tiene menos de 100 años ? Tenemos lo mismo a unas horas de Buenos Aires y podemos verlo sin aguantar 40 grados de temperatura !

La ciudad creció como vía de paso al resto de África, con un continuo procesar de predicadores hacia Etiopía y con comunicación con Nubia. La misma Nubia que alguna vez fue un Estado independiente y que terminó dividida entre Egipto y Sudán. Esa Nubia, que dejó pequeños asentamientos que aun hoy persisten pero son mucho más una atracción turística, como en la Isla Elefantina, que un recuerdo de algo tangible. Ah, fuimos a otro asentamiento que no importa el nombre, siempre lo recordaremos como “el lugar al que se llega muriendo de calor durante 40 minutos en una mini van tipo sardina para ver dos cuadras de tierra y puestos turísticos”.

El Templo Filae, en homenaje a Isis fue la estrella de la visita y una muestra de lo que vendría, un preludio de lo que viviríamos en los restantes lugares. Todos te quieren sacar una moneda más, por las buenas o por las malas. Con una sonrisa o con una puteada. En este caso, el vivo de la lancha juraba que el valor que nos había dicho era por persona y no en total. No importaba que se lo hubiéramos preguntado en su propia lengua gracias a una amiga que hablaba árabe. Tampoco influía que le demostráramos que todos pagaban más o menos ese valor por el viaje. Insistía que no era así y que con nosotros perdía plata. Pasó de pedir a llorar, de llorar a enojarse.

Finalmente, llegó la resignación. Entendió que a nosotros es más fácil sacarnos un tatuaje que plata y se tuvo que conformar (con lo que le correspondía). Pero estas actitudes se repitieron en forma constante y sin descanso. Efectivamente, agotador.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Abu Simbel, de la compu a la vida real

Para los que crecimos con computadora (nada de consolas raras !), Abu Simbel es nombre de jueguito. Las vueltas de la vida hicieron que pudiéramos transportar lo de la pantalla a la vida real. Levantarnos 3:30AM, más de 4hs de viaje, 2hs recorriendo templos y nuevamente 4hs para regresar, consiguieron que justifiquemos la experiencia pero para la próxima, gracias, lo veo desde la compu, con aire acondicionado y tomando algo fresco.

Abu Simbel es un complejo de templos enquistado donde anteriormente se encontraba Nubia. Se ubica a 300kms de Asuán y fue excavado en la roca por Ramsés II en su honor y el de su esposa Nefertari, en el siglo XIII a.C (casi 3500 años antes que boca muriera en Madrid). No lo pregunten porque aun seguimos sin entender como lo hicieron, pero en 1968 el gobierno movió el complejo de su locación original para evitar quedar sumergidos tras la construcción de la represa de Asuán. Más increíble que eso es que en lugar de llevarlo a un lugar cómodo, lo dejaron a 300kms de la ciudad más cercana. No digo que lo tiren en el pleno centro, pero media pila se podían poner para evitar que tengamos que pegar semejante madrugón.

Aquellos que creen que uno de los males que afecta a la edad moderna son las fake news, van a sorprenderse cuando sepan que Ramses II decoró los templos recordando la victoria en la batalla de Kadesh frente a los hiitas. Y van a sorprenderse porque el Rey Hiita hizo otro templo contando que también habían vencido en esa misma batalla.

Más allá de las quejas (de siempre), todo esfuerzo se justificó al ver el Gran Templo, destinado a Ra, Ptah y Amón (33 metros de alto por 38 de ancho) y el Templo Menor, dedicado a Nefertari (con estatuas de ambos custodiando el ingreso).

Un (in)digno regreso

Como corolario a gente que inflaba precios ilógicamente o menús con valores de acuerdo a la nacionalidad de quien quisiera comer, nos tocó un conflictivo tramo hacia nuestro hogar temporario en Luxor y paso previo al retorno a Hurghada. Al intentar tomar el tren (que ya habíamos usado en tres ocasiones), nos frenaron tanto policía como gente del tren para pedirnos los tickets. No muy gentilmente, nos explicaron que los pasajes que habíamos pagado USD 3 eran solo para locales y nosotros, si deseábamos abordar, debíamos abonar una diferencia de… USD 47 por pasaje. Discutimos, pataleamos y mostramos nuestra tarjeta de residentes. No hubo caso. Terminamos tomando una diminuta y destartalada van a tope de locales y que demoró unas 7hs en dejarnos a solo 12 kilómetros de taxi, un cruce de balsa y otros 2 kilómetros de caminata del hotel que nos esperaba en Luxor.

Luxor, la capital del Imperio

Extrañábamos tanto ir con mochila al hombro bajo un sol arrasador, en ciudades que no dan tregua y que esconden la sombra como si fuera un bien escaso, así que nada mejor que cerrar nuestro recorrido con esta ciudad y problemas. Pero primero a lo turístico.

No pregunten como Luxor, construida sobre la ciudad de Tebas, significa “fortaleza” porque es tan inexplicable como la bronca que nos da que no haya un monumento o museo donde no cobren entrada y hasta los policías que cuidan pidan propina. Bueno, lo nuestro es fácil de entender, no queremos pagar en ningún lado todos lados. Pero que los de seguridad pidan “una colaboración” por una foto de la pared donde ellos están apoyados, genera un poco de enojo.

La parejita luce Pose Natural 102 y Sonrisa Falsa 101

Entre lo mucho que hay para elegir, nos decantamos por los clásicos (?). Los Templos de Luxor, terminado de construir por Ramses II (el mismo de Abu Simbel) y Karnak, originalmente unido al de Luxor mediante la avenida de las Esfinges. Como particularidad de Karnak, es el centro religioso más antiguo del mundo.

Nos impresionó ver a los colosos de Memnón, estatuas realizadas por Amenhotep III, con bloques traídos de Guiza. Lo que nos maravilló no fue el tamaño, la historia o el significado sino verlos sin pagar. Debe ser el único lugar de Egipto que no cobran entrada.

Hatshepsut, otro de los templos que visitamos, nos siguió sumando interrogantes. Cómo podían construir semejantes obras y que aun se mantengan en perfecto estado ? El techo de nuestro apartamento en Buenos Aires tiene goteras pero algo construido hace más de 3 milenios en plena roca se mantiene incólume ?

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

La frutilla del postre resultó ser el Valle de los Reyes, donde fueron enterrados mayormente los faraones del Imperio Nuevo. Si no quieren llamarlo así, siempre queda la opción local de “Ta-sekhet-ma’at” (lo dejamos a la libre elección de cada lector).

Lo que alguna vez fue un venerado y respetado espacio, con el correr de los siglos pasó a ser saqueado por bandidos, visitado por turistas griegos y romanos que hasta inscribieron sus nombres en las piedras y finalmente olvidado.

A lo largo del siglo XIX y del XX, historiadores y exploradores le darían una nueva vida al lugar robando todo con sus descubrimientos. Actualmente hay identificadas unas 60 tumbas (reyes, reinas, animales y más). De las cuales 11 están habilitadas. Con el ticket uno puede elegir que 3 que desea visitar. Y si quiere ver más ? Adivinaron, cada una se paga aparte. Y la de Tutankamón, que para los que no sabemos nada es la más conocida, es la única que solo puede verse pagando un extra equivalente a un pequeño riñón en el mercado negro.

Cerramos Luxor en un hotel a orillas del Nilo. Después de un raid que nos agotó pudimos simplemente estirar las piernas y limitarnos a escuchar lo que la vegetación quisiera contarnos. Nosotros le agradecimos el habernos recibido y hasta le contamos todo lo que pensábamos volver a descansar en Hurghada para recuperarnos.

Esos amigos del Camino

Y como siempre, incluso en lugares turístico como Hurghada o los históricos de faraones y pueblos que ya no están, encontramos reductos locales donde beber algo, fumar shisha y hacer amigos del camino.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Regreso al Primer Mundo (o casi)

Increíblemente, pasaron 30 días de vida de jubilados en Hurghada y 60 sumados al paso por El Cairo. Nos quedó tantísimo sin poder ver y hacer pero entendemos que siempre suceden estas cosas cuando uno viaja, no importa el tiempo que le dedique.

Pueden ver más de Egipto con Dany mientras esperan por nuestro regreso a Europa, de la mano de Bucarest en Rumania. Le vamos a dedicar todo un mes pero en modo “mochilero”, repartiendo nuestra vida por casi todo el país en lugar de hacer pie en una sola ciudad, como últimamente. Seguimos con ganas y el viaje sigue rodando, porque esta rueda no tiene fin, dirían nuestros queridos Viva Elástico. Chau, hasta el próximo posteo.

… siguen acá ? No se aburrieron ? Bue, al mejor estilo post credit de película de Marvel, vamos con un extra…