Lun. Jul 22nd, 2024

Es Bucarest la ciudad con más espacio verde del mundo ? No, ni siquiera está entre las 20 primeras de Europa. Tiene algún jardín botánico diferente como el que vimos en Singapur ? No, tampoco. OK, entonces la llamamos verde porque hay poca gente y mucho espacio verde… eeeehhh, menos. Es la 5ta ciudad más poblada de Europa. Y por qué en nuestra mente quedará Bucarest como una gran plaza plagada de espacios al aire libre y ríos siempre cercanos ? Simplemente porque nos pareció y nos gustó. Lo único que falta es que a esta altura del partido debamos justificar todo con datos reales.

Bucarest, mucha historia en poco tiempo

Seguimos sumando muescas. País 65 en mi lista y 42 en la de Dany. Arrancamos con Bucarest y nos esperan varias semanas de recorrida por el interior, así que confiamos en irnos con una buena idea del país que la gran mayoría asocia con Dracula o gitanos. Una ciudad no tan antigua para lo que solemos ver en Europa, ya que no llega a 600 años de historia y apenas 161 como capital de Rumania. Pero lo que es una eternidad para nosotros y parece poco para una ciudad, fue mucho para Bucarest.

Alguna vez residencia de Vlad Tepes, El Empalador (hace falta explicar el por qué del apodo ?) , fue destruida y reconstruida a lo largo de los siglos. Desastres naturales y plagas a los que se sumaron invasiones del imperio otomano, los Habsburgo y los rusos (que se ve que les gustó Bucarest porque la invadieron tres veces).

Y como si esto no hubiera sido suficiente, pasaron dos guerras mundiales y un régimen comunista. Aclaración por las dudas: acá no hacemos juicio de valor sobre el efecto del comunismo (ni del capitalismo, para ser justos). Si hay que entender que eso tuvo su impacto y lo pudimos ver particularmente en la arquitectura. Soberbias estructuras, magnánimos monumentos y esa sensación de grandiosidad estatal que se instalaba en los países del Este.

Hablamos de la ciudad donde un barrio histórico entero fue arrasado para cumplir los deseos de su dictador por aquel entonces, Nicolae Ceausescu. Paradójicamente, todo esto en una ciudad a la que llamaron «la pequeña París» en algún momento previo a las Grandes Guerras. Y para los que conocen Buenos Aires, si pasan por Bucarest quizás les evoque parte de la Av. de Mayo o la 9 de Julio, así como encontrarán esas cúpulas grises de Av. Santa Fe, que nos recuerda a un pasado diferente, ese que nos contaron de una Argentina que no vivimos pero que replicaron de París.

Pero basta de historia, porque mañana la guerra la gana otro y reescribe lo que tiene ganas, dejando desactualizado a este humilde posteo. Y no hace falta mentir, todos vienen por las fotos 🤷‍♂️.

Una semana en la vida de un turista

Qué tiene para ofrecer esta ciudad con tan rica historia comprimida en unos pocos siglos ? Lo primero que hacen los turistas es perderse por las callecitas de su (muy) turístico centro histórico. Lugar ideal para las fotos con calles empedradas y precios de cafés del Primer Mundo. Tan pintoresco como el Pasaje Macca-Vilacrosse, que es una galería techada. Spoiler alert: es muy bonita, pero no más que las decenas de «arcades» que vimos en Reino Unido. Y si quieren más de lo que hay en otro lado, la librería Carturesti Carusel que también nos gustó, sin llegar a la grandiosidad del Ateneo Grand Splendid de Buenos Aires (si, seguimos chapeando con lo de casa y qué ?).

 

Lo que no encontramos comparación, fueron las iglesias, catedrales, monasterios y templos. Nos llamaron la atención no solo las cúpulas en su interior sino el color y el detalle en sus interiores. Zlatari y Stavropoleos, entre otras, pero las palmas para la Catedral Patriarcal. Quizás porque llegamos en plena misa o por la señora que le pegó a Dany por sacar fotos, pero se convirtió en nuestra favorita. Si, le pegaron a Dany (poco, nada que no esté acostumbrada). En defensa de la señora, estaba loca. En defensa de Dany, ella también.

Y la grandiosidad de la que hablamos ? El Palacio CEC, Memorial del Renacimiento y Plaza de la Revolución, Palacio Real, el emblemático Ateneo Rumano (donde asistimos a una graduación) y el Palacio del Parlamento como frutilla del postre. Uno pensaría que es el segundo más grande del mundo y sería algo típicamente comunista… si no fuera que lo supera el Pentágono.

Les alcanzó con esto ? Se quedaron con ganas ? Bue, solo por hoy, hay más. Les vamos a deber más parques, nuestros eternos compañeros de café y lecturas primaverales en las sombras porque dedicamos ese tiempo a nosotros más que a fotos. Pero no se vayan, les traemos una calle con techo de paraguas como ya vimos en Filipinas (Cebú, dice Dany La Memoriosa), amigos, hasta un Arco del Triunfo (si, igualito !) y la infaltable comida. Pero lo mejor, la especialidad de la casa y lo que más amamos: la gente.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Arranca el tour

Después de tanto tiempo instalados en lugares como Hurghada o El Cairo, estar solo una semana nos parece un suspiro. Alcanzan siete días para ver Bucarest ? Como decimos siempre, casi cualquier ciudad se puede recorrer en unos días. Pero ninguna, vivirse y hacerla historia propia. Y como la vida es el viento y se va con el tiempo, a nosotros nos llegó el turno de dejar Bucarest y partir hacia Brasov, primera parada en un recorrido de estadías más cortas en pequeñas ciudades.

Si se quedaron con hambre de más, siempre tienen a Dany y su ojo que hace click. A nosotros nos toca seguir el viaje, soñando que quizás ahora nos leen los dos desde algún balcón del Universo, caipirinha de por medio, felices de estar juntos para siempre. Chau, hasta el próximo posteo.