Dos en el camino

Día 62: Londres, o eso creemos

Cuándo puede uno decir que efectivamente estuvo en un lugar ? Nosotros acabamos de visitar Londres, o eso creemos. En realidad, tenemos claro lo que vimos. O lo que no vimos, mejor dicho. Somos afortunados, ya estuvimos antes en Londres como meros turistas. Es por eso que ahora que tuvimos la mala suerte de coincidir con el jubileo de la Reina Isabel II, pedimos que todos aquellos que hayan venido en estas fechas y por primera vez, por favor no se lleven ninguna impresión de la ciudad. En serio, no hay chance que hayan podido ver algo.

Esta orgullosa ciudad que no se rindió ante la Armada Invencible Española en 1588 o la Luftwaffe nazi en 1940, no pudo evitar sucumbir ante los millares de turistas que se acercaron a saludar a Isabel en su 70 aniversario como monarca.

Fiesta, que fantástica fantástica esta fiesta

Qué es el Jubileo ? Un aniversario de la asunción de la Reina. Y por qué de platino ? Porque lleva 70 años (si, 70) viviendo de los impuestos de la gente representando gallardamente al pueblo británico. Mientras el mundo elimina la monarquía, le recorta poder o pide su desaparición, el Reino Unido la mantiene, arma una fiesta que dura 4 días, no trabaja nadie y además hacen shows, desfiles y todo lo que sea con tal de vestirse vergonzosamente con motivos patrios homenajear a su amada Reina.

Un hormiguero está menos concurrido

Nos alojamos en High Street Kensington, donde no se notaba que el mundo entero estaba en Londres. Es zona de embajadas, edificios tradicionales (y lujosos), donde los vecinos dejan sus autos en la calle sin preocupación. Y un poquitito de temor deberían tener, ya que encontramos Ferrari, Porsche, McLaren o Jaguar, estacionados a la intemperie como si nada. La ventaja de además tener siempre buen clima (?).

Saliendo de esta zona, había lugares por donde era casi imposible caminar sin hacer malabarismos para no chocar con otro turista. Camden, con sus negocios vintage, hervía. Notting Hill y sus tienditas de decoración, a tope. Piccadilly que siempre explota por el turismo y los teatros, ahora reventaba pese a no haber obras. Tanta gente dando vueltas que Trafalgar Square (la del Museo y los leones, bah) tenía vedado el transporte público. Se imaginan la marea de miles y miles de zombies buscando como regresar a sus casas ? Increíblemente fue muy difícil dar con un policía (que también eran cientos) que supiera decirnos como alejarnos de allí. Eso si, como con Dany vivimos algo parecido saliendo del Monumental los domingos, ya veníamos entrenados.

Un poquito los envidiamos…

La gran mayoría realmente ama a su Reina. Vimos gente feliz, festejando en familia o con amigos. Luciendo los colores de la bandera donde fuera posible (vestidos, zapatillas, camisas, donde sea). Mientras más humillante mejor. Está bien que una nenita de 6 años use una tiara con la bandera inglesa. Es tierno. Que lo use una mujer de más de 30, da un poquito de pena. Si es un señor de más de 50, da miedo.

En el show que se realizó en Buckingham Palace, donde tocaron Rod Stewart, (lo que queda de) Queen y Elton John, entre otros, se veían rostros emocionados y agradecidos. Ninguno de esos rostros fue el mío, porque Dany me hizo caminar una eternidad con la excusa de «hay pantallas afuera» y la policía se encargo de aclararnos que las pantallas eran las de nuestras respectivas casas.

Un detalle adicional con relación al show: cerró Diana Ross, que no es inglesa sino gringa y no imaginamos que pueda ser amiga de la Reina o que Chabelita haya dicho «si no me consiguen a Mijares o L-Gante, traigan a Diana Ross porque la música disco es lo mío». Misterios de la humanidad…

Y como el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra, Dany me hizo el mismo verso al día siguiente para ir al «Picnic más grande del mundo». Otra caminata onda maratón para que tampoco pudiéramos entrar.

Perlitas que nos dejó Londres

No seríamos Dos En El Camino sin mis constantes quejas sin sentido ni la emoción de Dany por las cosas más nimias pero algunas veces coincidimos. Encontrarnos con nuestro amigo Fede, al menos un día, justificó el paso por Londres. Pasar una tarde de Gospel en la Saint James’s Church de Piccadilly, otro momento cumbre. Pero nada, nada de nada, iguala a ser campeón en Madrid haber logrado que Dany vea la película «Notting Hill» a tan solo 23 años de su estreno y llorara (sin haber perritos abandonados en el guión!). Siempre intenté convencerla («es una comedia romántica de las que vos ves») y ella lo rechazaba con argumentos sólidos («no me gusta Julia Roberts (?)». Si ahora logro que se fume las 11 películas de Star Wars, podré morir feliz.

Volvemos al ruedo

Termina nuestra segunda etapa en Reino Unido. Atrás quedan Tam, Roxy, Misty y nuestras gallinas amigas. Mañana, Lunes por la madrugada, como dice la canción, estaremos partiendo para Suiza. Nos esperan en Embrach. Quién ? Para qué ? Habrá que esperar hasta el próximo posteo.

No se olviden de darle like a las fotos de Dany (e inviertan 60 segundos en ver este video). Dicen que el plantel de boca se negó a hacerlo antes de la final de Madrid y todos saben como terminó eso. Mientras tanto, no hagan ruido. No sea cosa que nos despertemos de este sueño loco que estamos cumpliendo.

Bonus Track

Qué par aprovechó para hacer algo sin pagar vacunarse por 4ta vez ? Lo que sea por la salud del bolsillo.

5 comentarios en «Día 62: Londres, o eso creemos»

  1. MARIA JUANA

    Espero con gusto la narración de Guido y las muy bonitas fotos de mi Danielita. Gracias por compartir sus viajes.

  2. Maria Inés Ocampo

    Gracias Guido por seguir narrando su lindo viaje y gracias Dany por tus bellas fotografías. Espero su experiencia en Suiza!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.